Ruanda

Ruanda

Reino de la censura y la autocensura

Desde 1996, ocho periodistas han sido asesinados o desaparecieron en Ruanda y 35 se han visto obligados a exiliarse. En los últimos años el número de agresiones a la prensa registradas por RSF ha disminuido, pero la censura sigue siendo omnipresente y la autocensura es la regla entre los periodistas para evitar ser presa del régimen. También es común que no se concedan visados ni acreditaciones de prensa a los periodistas extranjeros para que realicen su trabajo. A pesar de que en 2010 se adoptó una nueva ley de medios de comunicación y de los esfuerzos para que una mayor parte de la población tenga acceso a Internet, el marco legal sigue siendo muy represivo. En 2018 la reforma del Código Penal no modificó las penas de prisión impuestas a la prensa por desacato y difamación. El espectro del genocidio de 1994 aún sirve para tachar de “divisionistas” a los medios de comunicación que critican al gobierno. En 2015 los programas de la BBC en lengua kinyarwanda fueron suspendidos después de que la cadena transmitió por televisión un documental en el que se hablaba de las muertes provocadas por el avance militar del Frente Patriótico Ruandés (FPR, actualmente en el poder) en Kigali. La reelección de Paul Kagame en agosto de 2017 –quien pudo postularse para un tercer mandato gracias a una modificación a la Constitución– permite la continuidad de un régimen represivo y de censura.

155
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

+1

156 en 2018

Puntuación

-0.47

52.90 en 2018

  • 0
    periodistas muertos en 2019
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2019
  • 0
    colaboradores muertos en 2019
Ver el Barómetro