Noticias

11 Febrero 2011 - Actualizado el 20 Enero 2016

La renuncia de Hosni Mubarak debe inaugurar una nueva era para las libertades públicas


Un mes después del derrocamiento de Zine el-Abidine Ben Ali en Túnez, la renuncia del rais egipcio Hosni Mubarak, el 11 de febrero de 2011, resulta muy esperanzadora para el pluralismo y las libertades en esa región del mundo. Reporteros sin Fronteras recibe la noticia con satisfacción y prudencia, tras quince días de violenta represión contra la prensa nacional e internacional. “Este símbolo debe ir hasta el final, es decir hasta la instauración de un auténtico Estado de derecho, donde los periodistas y netciudadanos ya no temerán expresarse, donde el pluralismo de las ideas y de las opiniones ya no significará una posible condena de prisión, donde el derecho a informar y ser informado se respetarán de verdad”, declara Jean-François Julliard, secretario general de la organización. Hosni Mubarak ha cedido el poder al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. “No olvidamos la actitud de los militares, que afortunadamente se abstuvieron de reprimir la revuelta popular. Antes de devolver el poder a los civiles tras unas elecciones libres y transparentes, el ejército debe acompañar los profundos cambios que reclama la sociedad egipcia, y en particular garantizar una prensa plural”, concluye Jean-François Julliard. Foto: AFP